Dificultad para tragar o disfagia.

¿Problemas para tragar?

Encuentre ayuda para la disfagia en Granada

Descubre cómo se pueden controlar los trastornos de la deglución

La capacidad de tragar, un proceso tan cotidiano y a menudo pasado por alto, puede llegar a ser un desafío para muchas personas debido a una condición conocida como disfagia. En este artículo, exploraremos qué es la disfagia, su importancia, cómo se estudia y se trata por parte de los profesionales médicos y logopedas.

¿Qué es la disfagia?

La disfagia es un trastorno que afecta la capacidad de tragar de una persona. Puede ocurrir en cualquier etapa del proceso de deglución, desde el momento en que el alimento entra en la boca hasta su paso por el esófago hacia el estómago.

La disfagia neurógena es la dificultad de deglución que aparece asociada a una alteración del sistema nervioso. La mayoría de los síntomas y complicaciones que derivan de una disfagia neurológica se deben a la alteración sensorial y/o motora de las fases oral y faríngea de la deglución (disfagia orofaríngea). Esto significa que la disfunción neurológica puede interrumpir las acciones musculares que normalmente sirven para pasar el bolo alimenticio desde la cavidad oral al esófago sin penetrar en la nasofaringe o en la laringe, y sin retención en la boca o en la faringe.
Para tratar estos problemas existen diversas intervenciones tanto terapéuticas como nutricionales de las que pueden beneficiarse.

La prevalencia de la disfagia es alta en pacientes con trastornos neurológicos:

  • Ictus: más del 30% de los casos.
  • Enfermedad de Parkinson: entre el 52% y el 82% de los pacientes.
  • Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA): el 100% de los casos.
  • Esclerosis Múltiple: más del 44%.
  • Enfermedad de Alzheimer: hasta un 84%.
  • Traumatismo Craneoencefálico (TCE): entre el 25% y el 61%.

Estos datos subrayan la necesidad de atención especializada para la disfagia, una condición seria pero tratable.

¿Por qué es importante tratar la disfagia?

La disfagia puede tener consecuencias graves para la salud si no se trata adecuadamente. Las complicaciones incluyen:

  • Desnutrición
  • Deshidratación
  • Neumonía aspirativa: una infección pulmonar causada por la entrada de comida o líquido en los pulmones.
  • Disminución de la calidad de vida: debido a la dificultad para comer y beber.

Por lo tanto, es fundamental abordar la disfagia de manera proactiva para evitar estas complicaciones y mejorar la calidad de vida de las personas que la padecen.

¿Qué síntomas me hacen sospechar de la disfagia?

Conviene prestar atención a los siguientes signos de alerta:

  • Retención de alimentos en la boca.
  • Atragantamientos y tos frecuente al ingerir alimentos.
  • Aumento de las secreciones bronquiales.
  • Regurgitación nasal de alimentos.
  • Sensación de que los alimentos “se atascan” en la garganta.
  • Voz húmeda y babeo.
  • Dolor o molestias al tragar.
  • Pérdida de peso inexplicable y desnutrición.
  • Infecciones respiratorias recurrentes.

¿Cómo se estudia la disfagia?

El diagnóstico de la disfagia comienza con una evaluación clínica exhaustiva realizada por un médico neurorrehabilitador. Esta evaluación incluye:

  • Revisión del historial médico.
  • Examen físico y valoración de la ingesta de alimentos.
  • Pruebas complementarias como la videofluoroscopia o la fibroendoscopia para evaluar la función de deglución de manera detallada.

¿Cómo se trata la disfagia?

Una vez diagnosticada, el tratamiento de la disfagia depende de la causa subyacente y la gravedad de los síntomas. El médico rehabilitador trabajará en conjunto con un logopeda para desarrollar un plan de tratamiento personalizado, que puede incluir:

  • Ejercicios de rehabilitación para fortalecer los músculos de la deglución.
  • Modificaciones en la dieta para hacerla más segura de tragar.
  • Técnicas de posicionamiento durante la alimentación.
  • Uso de dispositivos de asistencia como espesantes de líquidos.

El logopeda desempeña un papel crucial al proporcionar terapia específica para mejorar la coordinación y fuerza muscular necesaria para tragar de manera segura y efectiva.

En resumen

La disfagia es un trastorno común pero serio que puede afectar significativamente la calidad de vida de quienes lo padecen. Es crucial buscar atención médica especializada para una evaluación completa y un tratamiento adecuado. Con la intervención oportuna de médicos rehabilitadores y logopedas, muchos pacientes pueden experimentar una mejora significativa en su capacidad para tragar y disfrutar de una alimentación segura y satisfactoria.

En el Centro Neuromédico comprendemos la complejidad de la disfagia y estamos comprometidos a proporcionar la mejor atención posible a nuestros pacientes. Nuestro equipo de médico neurorrehabilitador y logopeda cuenta con una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de los trastornos de la deglución. Si usted o un ser querido está lidiando con la disfagia, le invitamos cordialmente a que se ponga en contacto con nosotros. Estamos aquí para ofrecerle el apoyo y la atención especializada que necesita para recuperar su calidad de vida y disfrutar de una alimentación segura y placentera.

Abrir chat
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?